Fractura de Bennett y de Rolando. Tratamiento



Hoy quiero hablarte en este artículo sobre dos tipos de fractura en el pulgar de la mano: la Fractura de Bennett y la Fractura de Rolando, además de su tratamiento. Ambas son fracturas de la base del primer metarsiano. La diferencia radica en la forma de la fractura, con o sin desplazamiento. Se produce cuando hay un golpe directo sobre la base del 1º metarcarpiano con el dedo ligeramente flexionado.

Este tipo de fracturas es a veces complicada. Si el golpe ha sido muy violento, puede generar fracturas conminutas ( en varios trozos) y dificultar mucho el tratamiento de fisioterapia en Pozuelo (más información aquí).

En ningún momento se deben tratar como fracturas típicas y convencionales porque si no se tratan adecuadamente, van a producir en el paciente una gran invalidez en su mano. Aparte del nivel de artrosis severo que esto puede generar en el tiempo.





Cómo es la Fractura de Bennett

Tienes que entender que la base del primer meta es cóncava y el hueso trapecio en su parte superior es convexo. Por lo tanto, encajan entre sí y su unión está estabilizada gracias al ligamento posterointerno.

Cuando se produce el impacto y se fractura la base del meta, el fragmento más grande queda fijado gracias a este ligamento y el resto del hueso se desplaza hacia abajo por la tirantez del tendón del abductor largo del pulgar y del extensor.

Por esta razón la fractura de Bennett es una fractura OBLICUA con luxación, es decir, con desplazamiento. A veces el desplazamiento es mínimo, pero aún así, el traumatologo debe considerarla una fractura inestable.



Cómo es la fractura de Rolando

La fractura de Rolando es muy parecida a la de Bennet. La diferencia reside en que se le añade un fragmento más a esa base del primer metatarsiano fracturada.

De esta forma, la fractura con sus fragmentos queda en forma de “Y” o de “T”.



Principios básicos del tratamiento de fisioterapia

Durante todo el proceso de tratamiento de rehabilitación con fisioterapia en Pozuelo, hay que tener unos conceptos claros:

  • No cerrar el primer espacio intermetacarpiano (entre el primer y segundo meta). Tanto en la fractura de Bennett como fractura de Rolando.
  • No inestabilizar la articulación carpo-metacarpiana. Esto va a favorecer una rápida artrosis.
  • Trabajar el acortamiento de movilidad y rigidez después de la consolidación.


Yeso o Artrodesis con tornillos

Si el trauma no ha sido muy violento y no es una fractura conminuta (como la de Rolando o incluso más complejas), siempre hay que intentar el tratamiento conservador. Sobre todo para evitar posibles adherencias y rigidez en el tiempo (más información aquí).

En el caso de la fractura de Bennett, se debe hacer una reducción mediante presión sobre la base del primer meta, empujando hacia dentro. Hacia donde está el fragmento que hemos dicho antes que se mantenía gracias al ligamento.

Con el dedo en ligera extensión y abducción. De esta forma, juntamos los dos fragmentos y notaremos un “click”. Pero… ¿y si dejamos de presionar?, pues que los fragmentos vuelven a separarse. Por eso hay que fijar la unión mediante yeso con el dedo en gran extensión y máxima abducción.





De esta forma relajamos la tirantez del tendón del abductor largo del pulgar. Si aún así, los fragmentos no quedan bien juntos, hay que operar con agujas de Kirschner.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don`t copy text!